domingo, 18 de octubre de 2020

Ibón de Respomuso


FICHA TECNICA
 Fecha:   18/10/2020  
 Distancia:   18,52 km  
 Desnivel positivo:   901 m  
 Dificultad:   Moderado  
 Tiempo Invertido:   7h10m 
De vez en cuando los Cenefos realizamos alguna excursión especial por ser por territorios diferentes a los que solemos recorrer. Esta es una de esas excursiones.

Raul y yo andábamos preparando algo por los Pirineos para pasar un par de días y sin terminar de decidir nada a última hora pensamos en realizar una salida por el valle de Tena.

Elegimos esta vez una ruta cerca de Sallent de Gállego, queríamos visitar el Ibón y refugio de Respomuso. 

Salimos temprano de Zaragoza para comenzar a caminar sobre las 9:30 desde el embalse de La Sarra, cerca del citado pueblo.

A pesar de ser una hora poco madrugadora, la mañana era fresca, muy fresca diría yo, y exigía abrigarse concienzudamente. 


Comenzamos en el aparcamiento del embalse de La Sarra, enseguida tomamos un fácil sendero que nos introduce en un precioso hayedo otoñal que ha cubierto de cobrizas hojas el suelo. 

Más adelante el sendero se complica por lo empinado y porque hay que cruzar multitud de
torrentes cuyas aguas bajan a toda velocidad por las paredes de piedra del cañón que estamos atravesando.

Unos cuantos arroyos más, algo de hielo en el suelo, nieve en algunas ocasiones y dos horas de marcha nos hacen divisar la presa de Respomuso. Esta presa que se construyó en los años 50 para recrecer el ibón del mismo nombre y que ahora sirve para dar servicio a la central eléctrica que hay en el embalse de La Sarra. Viendo el agua, los montes y la presa vino a mi mente aquella canción de La Ronda de Boltaña, "El País Perdido", que en una de sus estrofas dice:

País de silencios de ausencias y olvidos
tristes montes y soledad.
País sin historia, pueblo sin raíces,
carrasca que se secará.
Sobrabas país, solo querían agua,
montañas y electricidad.

Ahí estamos.



Llegando al collado nos encontramos con la ermita de La Virgen de Las Nieves, a 2.119 m de altitud el nombre no podía estar mejor elegido. El edificio rodeado de nieve daba fe de su Virgen.

Echamos una ojeada rápida a la presa y continuamos para el refugio que ya divisamos desde la ermita.

En un momento nos encontramos en un lugar paradisiaco con cerveza fría de barril, un lujo asiático para nuestra seca boca. Así que bien pertrechados de jarras y con diversas viandas, nos disponemos a dar descanso a nuestra piernas y hacer trabajar a nuestros dientes: chorizo de León, bonito del norte, queso gamonéu, mejillones y tortas de anís; con las vistas, la tranquilidad y las jarras ¡¡Qué más se puede pedir a 2.200m!!

Terminado el refrigerio y con mucho dolor dejamos el refugio y el ibón, todavía nos quedan unas horas de descenso hasta el punto de partida. 

El descenso es largo y exigente, dado que la humedad, la nieve y el hielo nos hacen poner en la bajada los cinco sentidos. Menos mal que a estas horas el cambio de temperatura había sido radical y podíamos ir ligeros de ropa, en manga corta quiero decir.

Aún así, en un pis-pas de dos horas y media estamos de nuevo en el punto de inicio completando esta magnífica excursión que quedará para siempre en nuestras retinas.










Fotos de la salida



domingo, 30 de agosto de 2020

MARCHAS SENDERISTAS VERANO-2020


FICHA TECNICA
 Fecha:  verano 2020
 Distancia:   aprox. 116.3 km  
 Desnivel positivo:  justo para disfrutar
 Dificultad:   de todo un poco
 Tiempo Invertido:  mucho pero bien aprovechado

El ciclo de marchas senderistas verano-2020 ha llegado a su fin con la sensación de haber contribuido a dar a conocer las rutas senderistas de Morata de Jalón y aliviar, algo al menos, un verano contaminado por la incertidumbre y la fragilidad. Y de paso apreciar aún más la tierra que pisamos y el paisaje del que formamos parte.

Se comenzó a finales de junio (sábado 27) con un excelente pleno de participación para dar cuenta de una circular a Peña Rasa que transcurre íntegra por caminos agrícolas y en la que se disfrutó de un monte espléndido por entonces todavía rico en agua y con ribazos plenos de un hipérico que tanto alivia nuestros pies y nuestro ánimo. 
Fue un aperitivo suave para afrontar al sábado siguiente, 4 de julio, una de las rutas estrella de Morata: la subida a Jabacín y desde su paridera, en una zona yesífera, bajada espectacular al meandro que el Jalón adorna entre las paredes que dan fama a esta zona y deleitan a escaladores (ruta 4 del mapa senderista de Morata de Jalón). Hasta se pudo disfrutar del improvisado bar truck que a orilla del río pone su nota de color, antes de pasar por el fantástico arco natural de la Peña Agujereada.

El sábado 11 de julio se afrontó una sencilla circular por la sierra de Valdoña y el barranco Villota (ruta 7). Era la primera de las varias veces que se pasaría por la hoya San, paraje sencillo pero de especial belleza por sus zumaqueras y la rica sombra que regala. Quedó en esa ruta la magnífica impresión del mirador (marcado el desvío con una tablilla) desde donde se puede admirar el abandonado pueblo de Villanueva, situado en un enclave tan duro como espectacular.
El 18 de julio se ascendió a la Peña San Juan, esa joyita que se conoce como el Sillón del Rey. Preciosa y corta circular que combina pista, senda, monte a través y hasta una modesta, pero útil, vía ferrata. Todo sencillo y relativamente accesible para admirar una de las mejores vistas del pueblo. Imprescindible.

En la siguiente etapa, 25 de julio llegó la baja de Luis, alma máter de estas andadas, justo cuando tocaba la etapa más larga: la vuelta a Los Cerrillos (ruta 3). Una pequeña “calcetinada” de poco más de 20 km, que apuró más por el calor que por su dificultad. Se subió a La Atalaya, y desde allí se inicia un magnífico “cresteo” por el monte que separa los términos de Morata y El Frasno. El apoyo de Protección Civil con su coche de apoyo para traer agua y ánimos, fue fundamental para afrontar el regreso bajo un sofocante calor.

Agosto se inició con la subida al pico Tordello por la ruta 2 del mapa senderista: una alternativa a la tradicional subida a la sierra. Ruta que permite admirar la Sierra de Valdoña, volver a disfrutar de la hoya San y encarar una subida exigente, pero de excelentes vistas que compensan todo el esfuerzo realizado. Esfuerzo que alivió Protección Civil con su cobertura, tras volver a pasar por La Atalaya.


El 8 de agosto se volvió a Jabacín, para ascender en este caso al pico donde se localiza el vértice geodésico y que permite admirar todo el entorno del meandro del Jalón y las Torcas, aunque la vista puede llegar más allá: Sierra de la Virgen, Vicor, Moncayo… Se pasó también por la Cueva de Las Grajas y el entorno de la Pared Perdida, paraje poco accesible y bastante desconocido.

Tras descansar el fin de semana de las no-fiestas, el 22 de agosto se volvió a la carga con una caminata sencilla que enlaza Morata con la vecina Purroy, de nuevo a través de la sierra de Valdoña, con vuelta a través de Villanueva y Chodes.

Y como colofón, se eligió una marcha (ruta 8 del mapa senderista de Morata, pendiente de señalizar) por un paraje poco visitado: Valdargar. En el límite con Santa Cruz de Grío y Alpartir, se localiza esta zona que se encaró por el barranco del Valdejudios y que lleva a un monte de carrascas donde se esconde una antigua mina de plata. Precioso paraje por el que se asciende al término de Alpartir y a la Butrera. Con la belleza de sus vistas se acabó este ciclo senderista que ha sido posible por el empeño y ayuda de muchos, como el Ayuntamiento de Morata en primer lugar, Protección Civil, personas concretas que han diseñado el ciclo y puesto su trabajo para acondicionar lo que faltaba y dar publicidad a esta iniciativa: Luis, Manuel, Miguel, Dani, Luis Enrique… y por supuesto a todas las personas que han participado en las marchas y que han mantenido la prudencia y normas que la situación sanitaria ha impuesto. Ellas son las protagonistas de que se siga haciendo camino, haciendo comunidad y poniendo en valor este pueblo, montes y río. Han sido poco más de 116 kilómetros en fantástica compañía. Gracias.


Puedes descargar todas las fotos aquí: fotos

sábado, 29 de agosto de 2020

VALDARGAR-LA BUTRERA


FICHA TECNICA
 Fecha:  29/08/2020
 Distancia:   10 km  
 Desnivel positivo:   494 m  
 Dificultad:   Moderada
 Tiempo Invertido:   3h 15min
No. No es la última crónica de esta serie de marchas senderistas 2020. Todavía nos queda una para recordar todo lo hecho y agradecer lo mucho que tenemos que agradecer. Pero sí... es la última que da cuenta de una andada más para bebernos el aire de nuestro pueblo, para llenar la mochila de energía y fuerza para este otoño-invierno y celebrar que seguimos haciendo camino... Y el colofón en Valdargar (aunque en los mapas aparece como Vardalgal). Antes de marchar, tuvimos la gran alegría de recibir a Manuel y Luis, dos pilares que han hecho esto posible, que se sumaron a la foto y con los que esperamos compartir pronto sendas y almuerzos.
Esta vez tocó ir con coche hasta el punto de partida, para comenzar una ruta que nos lleva por la pista del barranco de Valdejudios hasta una zona de carrascas donde comienza una senda marcada con mojones. Conduce a Valdargar y termina por llevarnos a una antigua mina de plata (o argenta ¿val:valle; argar: plata?) donde Manolo nos explica con detalle lo que es y fue esta zona. Y como a los expertos hay que respetarlos, nos ceñimos a lo que nos ha dejado dicho:
"Valdargar y Valdejudios en los límites con Alpartir y Santa Cruz en la Sierra de Algairen en el término municipal de Morata de Jalón ya aparecen citados en documentos de 1560 del primer Conde de Morata y con posterioridad en 1670 cuando el Marqués de Villaverde manda arreglar la paridera de las dos dehesas que aún siguen en pie. Fueron los últimas dehesas en ser roturadas y plantadas viña en Morata en 1940-50 durante la autarquía. 
Las minas de plata de Valdargar dieron lugar a dichos en Morata, como Valdargar cuánta plata tienes y no nos la quieres dar, y leyendas como que era el lugar en el que moraban los Ojancos, hombres salvajes cubiertos de vello y hojas.

Según expertos en minería los restos, galerías y hornos de la Hoya de los Muertos datan aproximadamente de 1850-70 pero en 2012 fueron protestadas de nuevo para su estudio y posible explotación de plata y cobre.


En esta zona se mezclan las areniscas rodenas con los esquistos ordovícicos llenos de minerales metálicos y las cuarcitas blancas. Junto a estos encontramos otra singularidad: las pizarras bituminosas, que, en los afloramientos de agua, tiznan de hidrocarburos las mismas, como en la Fuente Sucia y los Desagües de las Minas de Plata.

Una de las riquezas de Valdargar y los cercanos parajes, del río Tiermes, las Eras Hondas, el Horcajo, en Alpartir y Santa Cruz es su riqueza botánica ya que nos encontramos con el único resto de bosque primigenio que tenemos en Morata, en el que junto a árboles como carrascas, enebros, chopos negros, serbales, espinos albares, endrinos encontramos rarezas como acebos y alcornoques y otras especies vegetales como el “rusco” y  helechos de distintas especies mas propios de otros climas y latitudes". (D. Manuel Mercado dixit. Muchas gracias).

Desde la boca de la mina se sube por una estrecha senda y un hermoso carrascar hasta el límite con Alpartir, donde se coge una pista que nos lleva a la Butrera. Allí hemos podido disfrutar de unas excelentes vistas. Después de la sesión de fotos en la vecina y hermosa Sierra de Algairén, vuelta para abajo y por el barranco de Valdargar de nuevo a la paridera y a los coches.
Y por supuesto, final feliz en el Casino. Eso sí, como durante la andada, guardando las precauciones oportunas. No nos despedimos, porque os debemos una para dar cuenta de todo lo andado y sobre todo agradecer vuestro apoyo. Así que... hasta luego.







Fotos de la salida



Puedes descargar todas las fotos aquí: fotos

sábado, 22 de agosto de 2020

HOYA SAN-PURROY-CHODES


FICHA TECNICA
 Fecha:   22/08/2020
 Distancia:   17.7 km  
 Desnivel positivo:   412 m  
 Dificultad:   Fácil 
 Tiempo Invertido:   3h40m 
Ya queda menos para acabar este ciclo de andadas 2020 y dar carpetazo a un atípico y enmascarado verano, en el que hemos teñido de azul los caminos de nuestro pueblo. Esta vez, volvimos a subir a la hoya San para desde allí encararnos hacia Purroy, disfrutando de la Sierra de Valdoña de nuevo así como de la llegada a este pueblo vecino con el que compartimos río. Desde allí, subida a Villanueva y bajada hasta Chodes. En este punto algunos, más avispados, fueron buscando la vega hermana y disfrutaron de esta hermosa estampa de noria y sierra, simbiosis perfecta de lo que es esta tierra. Noria de mitad del XIX según nos dice nuestro experto y foto que bien vale un paseo.
La próxima semana, final de etapa. A ver si podemos contar con el jefe que ya va calentando piernas. Desde tu sierra, un abrazo.



Fotos de la salida


Puedes descargar todas las fotos de la salida aquí: fotos