domingo, 28 de agosto de 2016

El otoño cenefo


FICHA TECNICA
 Fecha:  21/08/2016
 Distancia:   11.7 km  
 Desnivel positivo:   1000 m  
 Dificultad:  Medio inflón 
 Tiempo Invertido:   3h 30m 


Cuando se despide san roquico queda invadido el pueblo de una extraña melancolía que va más allá del súbito silencio que acompaña cada cuarto de hora a las campanas. Cae un diente más de ese engranaje que nos envuelve a cada uno de nosotros. Hace poco para los cenefos esa vuelta se celebraba con una subida al Moncayo, donde reponíamos fuerzas para afrontar un nuevo otoño. Ahora, afortunadamente, el mestizaje, la necesaria y reconfortante hibridación mantiene viva la tradición y nos permite seguir disfrutando de buenos momentos de monte.
Así fue el pasado 21 de agosto. Se selló la víspera de fiestas, entre cervezas y travestismo, que Paco A., Chema, Miguel y los luises afilarían cuchillos para embocar una vez más el Moncayo. Con las dudas de cuándo pasó la semana, intentando sumar más voluntades, pero andamos o sobrados de compromisos o escasos de ánimo. Sea lo que fuere, al final nos subimos al coche de Paco, cinco (4 boinas y un cronista) más Matucán a eso de las 6 de la mañana para ir a La Cueva de Agreda.
Después de un viaje animado, llegamos a eso de las 7.20, ya amanecidos y con un frío que amenazaba que en la cumbre, si el cierzo despertaba, podía ser de órdago para lo que acostumbra en agosto. Aunque el avispero ya estaba revuelto, hubo alguno que le dijo a nuestro campeón, algo capado por el sueño (menos mal), que algún agente de la competencia subía en 90 minutos. En fin, se lo que fuera, salimos al trote para arriba. Algún inocente pensó que sería pasajero, pero pasando los kilómetros con un el resuello justo, se constató que aquello iba en serio. Algunos subieron como alma que lleva el diablo y alguno reptó como pudo la barrancada. Tómese como referencia que todos los años afrontamos el barranco con el sol coronando el collado. Esta vez llegamos arriba y empezar a asomar. Pero se subió, todo hay que decirlo, aunque… ¡qué mal se pasa cuando se pasa mal!. Los primeros alrededor de 90 minutos, los últimos en 18 minutos más. Matucán de los primeros.
A las 9.30 ya habíamos descansado, hecho la foto de rigor, y estábamos en condiciones de bajar a por el almuerzo. Por cierto, que del cierzo que preveíamos, nada de nada. Un día excepcional, con una cumbre despejada, si viento y con una buena temperatura, sin agobios.
La bajada también se las trajo, aunque aquí el resuello ya no fallaba tanto. En poco, llegamos al coche, y nos fuimos a la fuente de Beratón a dar cuenta de un excelente almuerzo: tomates de primera, sardinas rancias y varias viandas más. Bien servidos, coche y al Casino, y al Zepe y a la Plaza… a reponer que el otoño aguarda.


Fotos de la salida

sábado, 6 de agosto de 2016

SANTABARBARADA 2016


FICHA TECNICA
 Fecha:   16/07/2016 
 Distancia:   60.97 km  
 Desnivel positivo:   X m  
 Dificultad:   Calcetinada-Inflón 
 Tiempo Invertido:   11h37m (en movimiento)


Los años pares alumbran mundiales u olimpiadas. Para la tribu cenefa conlleva el compromiso de unir la basílica del Pilar con la no menos monumental ermita, residuo de lo que fue castillo del pasado islámico de Morata. La del Jalón, río orgulloso, todavía no demasiado herido en el paso al trote con el que bendice el pueblo. Por la dedicación de la ermita a Santa Bárbara, apodamos santabarbarada a una andada nocturna en noche de verano, con luna más bien próxima a llena, que une la macrovilla con nuestro noble pueblo. En esta ocasión éramos nueve los que nos animamos a pasar la noche, más Roberto que se ofreció a llevar nuestra salvadora furgoneta “Los Bonis”, resucitada para la causa y más bienvenida que nunca.
Por una vez salimos todos desde Morata, previa reunión en El Togi, la mitad en la furgo y la otra mitad en tren para acudir a al punto de encuentro en la plaza del Pilar. Como es costumbre tiramos alguna que otra foto conmemorativa, compramos la tradicional cinta milagrosa y arreamos para Valdefierro donde este año comenzaba la andada para evitar al máximo el asfalto zaragozano. Eran las 21.40h cuando, tras aprovisionarnos de las últimas necesidades, comenzamos a andar. Curro inmortalizó el momento. La noche no estaba excesivamente cálida, más bien agradable para una larga andada como la que se avecinaba. El ritmo inicial, más bien duro, venía marcado por las dos liebres del grupo, Ángel y Miguel. El resto, a nuestro ritmo seguíamos su estela. Se estrenaba en grupo grande Paco G., nuestro nuevo cenefo perfectamente acoplado al ritmo y cháchara que la noche marcaba.
El ritmo era importante, y a 22.45h, después de 6.15km llegamos a Plaza y su McDonalds, donde nos esperaba nuestra rumbosa furgo. Todavía estábamos más que frescos, con lo que tras 10 minutos de reparación de agua y algún que otro fruto seco, nos dirigimos al polígono de La Muela, ya tomando la parte izquierda de la carretera. Suele ser ya esta una parte en la que comienza a pesar la noche. Con todo, pasamos el desierto que dedicamos a la burbuja inmobiliaria en esta parte de Aragón, con algo menos de ritmo y notando un poco el ligero frescor de la noche. Llegamos en breve a una rotonda, que será para siempre conocida por el affaire que unió a algún cenefo con la furgo Los Bonis. Todavía resonaban las risas cuando llegamos. Primeros los andarines, luego la furgoneta y finalmente la Guardia Civil, que tras revisar lo absurdo, y pacífico, del panorama, siguió su camino. Eran las 0.25h del ya domingo 17 y llevábamos 14.7 km por entonces.
El siguiente tramo era el primero con cuesta para llegar a La Muela. Camino de polvo, bastante erosionado y empinado en su parte final. Enseguida se llega al pinar, zona de urbanización y perros (muchos) y finalmente a la gasolinera de la parte izquierda donde estaba prevista la cena. Eran las 1.20 de la madrugada, cuando llegamos (después de 18.4 km). Una vez asentados, dimos cuenta de una cena a base de carne y pescado, como suele ser habitual, adornado del vino que las botas de Luis y Paco A. nos proporcionaba. Es esta la parada más larga y esperada, quizás por eso hace más dura la vuelta al camino a eso de las 2.15h y por la parte izquierda de la carretera de nuevo. Esto último llevó su polémica, con Luis en su cruzada por saber qué ruta es más corta en el trayecto hasta El Sabinar. A la vista de lo andado parece que la razón le acompañaba. Es este trayecto lo más duro de la noche. No por el terreno, sino porque el sueño algo aprieta, y después de la reparadora cena se hace difícil andar sin más consuelo que el zigzageo de la luna que nos va contando Luis. Como además la furgo nos esperaba más allá de El Sabinar, tenemos que recorrer del tirón más de 14 km, con Miguel, Ángel y Paco G. tirando del grupo. Atrás, hasta Paco A. empieza a sentir la noche. Las conversaciones son cada vez menores o inexistentes y solo la silueta salvadora de Los Bonis nos saca de la pequeña depresión en la que entramos. Con ella, en el kilómetro 32.1 km topamos a eso de las 4.50h de la madrugada. Y a punto estuvimos de asistir a un momento histórico sino llega a ser por el orgullo y un gel milagroso.
Repuestos todos, sin ninguna baja, volvemos a las andadas a las 5.10, incluso con Javi que se había tomado un descanso para no forzar el tobillo. Y a partir de entonces, la furgoneta ya nos acompaña todo el rato con lo que los descansos son más frecuentes; cada 4 km aproximadamente. Entramos en la zona interminable de llanos que nos tiene que llevar a La Almunia, y ya, como el sol, nos vamos animando poco a poco. Iniciamos además conversaciones y polémicas: política y toros incluidos. Son los momentos gloriosos en los que Rafa se viene arriba y permiten que los kilómetros caigan casi sin enterarnos hasta llegar al Parque de Bomberos de La Almunia a las 8.40 de la mañana. Registramos allí una baja, la de Paco G. con unas ampollas que le impiden seguir. Los demás salimos a las 8.50 para llegar a la carretera vieja, al pie del puerto de La Perdiz a eso de las 9.50 h. Era el momento cumbre, porque nos faltaba lo más duro. Las fuerzas ya van más justas y gracias a Paco G. conseguimos recuperar y estirar algo los músculos. Reponemos y a las 10.05 salimos hacia arriba. Bueno… salimos todos, menos Miguel y Ángel que volaron. Vamos a homenajear a Miguel que coronó con suficiencia. Los demás vamos llegando en goteo para completar en unos 30 minutos una dura subida.
Nos queda la bajada donde Rafa empieza a sentir bastantes molestias en los pies. Despacio vamos bajando por la senda Jabacín hasta llegar al pozo del agua. Nos queda ya una pequeña subida y Morata. No vamos a relatar el sprint que pone la guinda al último puerto del día, pero solo diremos que Miguel pecó de confianza. Con esa última anécdota y después de casi 14 horas de viaje llegamos al albergue, para tomar el último trago antes de tirar para Santa Bárbara y brindar porque una vez más la salud nos ha permitido desandar el camino que tantos hemos tenido que emprender. Con una foto, jugándonos el móvil, concluimos la marcha.
Después ducha, cervecitas, paella, buen vino y mucho sueño. Tanto que este año, después de comer nos rendimos, prometiendo que la próxima será en viernes para poder darnos el homenaje un sábado noche, después de la correspondiente siesta. Hasta entonces compañeros.




Fotos de la salida

miércoles, 20 de julio de 2016

Sendantonio 2016


FICHA TECNICA
 Fecha:   11/06/2016 
 Distancia:   13,8 km  
 Desnivel positivo:   432 m  
 Dificultad:   Fácil 
 Tiempo Invertido:   5h37m 
Con motivo de la festividad de San Antonio, en junio, nuestros amigos de Nigüella realizan una andada popular por los alrededores de la localidad y luego juntos celebran una comida de hermandad en el parque al lado del río.

A las ocho nos reunímos casi 40 andarines para cumplir con la ya tradición en Nigüella.

En la plaza del pueblo hay algunas pastas por si alguno no ha desayudano y alguna vaso de moscatel anima a más de uno.

Recogida de dorsales y salimos prestos hacía la zona denomianda Panchán. Aquí Carlos, estupendo guía de la marcha, nos indica que podemos hacer la subida agreste que propone o para los menos atrevidos pueden tomar un camino que les conducirá a un punto de encuentro común.

La mayoría ascendemos por la casi inexistente senda entre romeros y aliagas. Hay que llevar cuidado pues la senda es salvaje y empinada aunque como tampoco es muy larga enseguida obtenemos el premio de unas magníficas vistas desde el llamado cabezo de Matavacas.

Foto de grupo y de nuevo continuamos con la marcha. Descendemos ahora el cabezo para encontrarnos con los que habían ido por el camino. De nuevo aquí una alternativa fácil y una difícil. Los que continuamos por la difícil, hemos de ascender otra vez para alcanzar el camino que nos conducirá en breve hacia la zona de Valdivinas.

Desde esta zona y descendiendo por el barranco de Valdepozos, ya lo nombramos en una andada anterior, alcanzamos el rio Aranda y esta vez en lugar de cruzarlo elegimos usar el paso que los de Brea llaman "La Pasada Mala", imaginaros como es.

En este paso si que hay que poner los cinco sentidos en la marcha para no dar con los huesos en un zarzal o en el rio.

Salvado el rio, llegamos a donde tendríamos que almorzar. La organización no deja de sorprendernos y esta vez nos obsequió con el montaje de una tienda mimetizada que hacía de efectivo parasol mientras se degustaban las migas que con tanto mimo había preparado el tio Carlos.

Con migas, huevos fritos, tocino blanco y otras delicatessen concluimos un copioso almuerzo que nos iba metiendo la pereza en el cuerpo, pero todavía nos quedaba una hora y pico de recorrido asi que era hora de mover los pies un poco más.

Lástima que nuestro organizador de lujo y Cenefo, Carlos, se encontrase indispuesto a estas alturas de la marcha, pues a todos nos dejó un poquito preocupados su prematura retirada. Esperemos que se recupere pronto.

Con buen ritmo alcanzamos el parque de Nigüella, meta de esta curiosa marcha. Allí, saciamos nuestra sed con cerveza fresca y así fuimos haciendo tiempo hasta la hora de la comida.

En total más de cien personas, contando con los andarines, se apuntaron a la comida a base de buffet libre de ensaldas y codillo con patatas. Una buena comida para terminar este peculiar y agradable día preparado por los siempre soprendentes vecinos de Nigüella.

¡¡Amigos!!!, Nos vemos en el próximo Sendantonio.

 


Fotos de la salida